Blog

Maridar con Albariño

Publicado el

Cuando apenas falta un mes para las celebraciones de Navidad, muchos de nosotros le empezamos ya a dar vueltas a la cabeza para tratar de construir esos menús diferentes que sorprendan a nuestros invitados durante las diferentes comidas y cenas que tengamos previsto organizar.

Del mismo modo que trataremos de esforzarnos en la elaboración de los diferentes platos que compongan nuestros menús, los vinos y licores deberán jugar también un papel protagonista en nuestras mesas, y es allí, donde un buen Albariño, como nuestros Don Olegario o Mi Mamá me mima no pueden faltar, pero… ¿cuáles son las comidas ideales para maridar con Albariño?

Los vinos Albariño, con su sabor afrutado, su suavidad y frescura y esos toques de acidez natural que les confiere la uva, siempre se han venido considerando como la pareja perfecta de pescados y mariscos… y lo son (¿quién no ha disfrutado nunca por ejemplo de un buen pulpo a la gallega o de una exquisita ración de ostras acompañadas por un Rías Baixas de calidad?). Sin embargo, lo que no es menos cierto, es que más allá de mariscos y pescados, nuestros afamados vinos maridan a la perfección con otro tipo de platos que poco tienen que ver con los sabores del mar.

Los maridajes del Albariño

El maridaje del Albariño abarca un amplio espectro

Si os habéis planteado elaborar para estas fechas algún plato de pavo, pato, conejo, capón, pularda u otra carne blanca (poco especiada), un buen Albariño como nuestro Don Olegario, puede ser una magnífica opción como acompañamiento, y es que de lo que se trata sencillamente, es de que ni el vino apague a la comida, ni viceversa, que el vino elegido realce si cabe el sabor de nuestros platos y éstos nos permitan apreciar el juego de sabores y sensaciones que los vinos producen en nuestro paladar.

Sim embargo, además de las “carnes blancas” el vino Albariño puede maridar perfectamente con determinados platos elaborados a partir de carnes rojas como el cerdo o la ternera.

Si todavía no os habéis atrevido, os recomendamos un par de experiencias que no debéis pasar por alto. La primera, y muy gallega, consiste en degustar un magnífico lacón con grelos acompañado de un buen Albariño, la segunda, más castellana, sería disfrutar de uno de nuestros vinos en compañía de buen plato de cochinillo asado, tal y como recomienda en su libro “Comer con vino. Maridajes de la buena mesa española” Pepe Iglesias. Ya nos contaréis…

Tampoco la comida japonesa (con tantos seguidores actualmente) se escapa de espectaculares maridajes con el Albariño. Si os acordáis, en la pasada edición de la Fiesta del Albariño, el sumiller Nacho Costoya apuntaba que una carne de ternera con teriyaki combinada con un vino Rías Baixas participaban de una perfecta sintonía. El tataki de atún, el sushi y el sashimi pueden ser otras opciones estupendas en este sentido.

Disfruta de los mejores quesos crudos, untosos y frescos con una botella de Mi mamá me mima, repetirás!

Ensaladas, sopas finas, consomés, pastas, arroces y verduras, solos o combinados acompañan también a la perfección con vinos Albariño. Como podéis ver, el abanico es grande.

¿Y qué decir de los postres? … pues otro tanto de lo mismo… los característicos toques de acidez propios de los vinos Albariño de la Denominación Rías Baixas, facilitarán seguramente en encaje a la perfección con la mayoría de vuestras golosas creaciones.